MENU

Familias

Poner a un niño delante de una cámara con un desconocido y esperar a que haga lo que nosotros queremos sinceramente es misión imposible y volviéndome catastrófico me atrevo a decir que hasta puede resultar traumático.
Mejor acompañarlos, abrazarlos, jugar y hacer que disfruten como tu solo sabes.
Así conseguiremos imágenes que reflejen esa naturalidad que tanto nos enamora.
Vosotros sois lo mas importante en su vida, su universo. Imagina la reacción que tendrán cuando vean esas imágenes dentro de unos años.